¿Ya imaginó una capilla de 1200 toneladas, con 96 años de existencia, suspendida a 31 metros de altura? Parece escena de película o algún punto turístico de una ciudad distante de Europa. Pero esta realidad puede ser vista actualmente en la calle Itapeva, 538, a una cuadra de la Avenida Paulista, en São Paulo. La estructura forma parte de la obra del complejo Ciudad Matarazzo, que engloba una torre comercial, un Hotel y un Shopping en un área de 27 mil metros cuadrados, con previsión de inauguración para 2019.

En el momento, esta es la mayor obra privada de revitalización de patrimonio histórico en Brasil y la LPC Latina es responsable de su instrumentación, garantizando la integridad de las edificaciones tomadas por el Condephaat (Consejo Estadual del Patrimonio Histórico) que serán conservadas en el local: iglesia, colegio, Hospital y Maternidad Matarazzo.Contratación por la MPD Construtora – la ejecutora de la obra, LPC Latina monitorea desplazamientos horizontales y verticales con la instalación de instrumentos como inclinómetros, medidores de deformación y marcos superficiales. “Tan importante como proyectar el emprendimiento y realizar la obra, es garantizar el monitoreo en áreas urbanas y para fundaciones especiales, previendo el comportamiento y las características del terreno cuando sujeto a cargas, movimientos y otras acciones que pueden originarse en fenómenos naturales o ser ocasionadas por la propia obra “, explica Airton Grigoletto, socio de LPC Latina.